Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Durante mi etapa como estudiante, alguien colgó en los pasillos la diferencia entre arte y diseño que más me ha gustado hasta ahora: “El Diseñador es un arquero que lanza flechas. Podrá acercarse más o menos a su objetivo según sus circunstancias. En cambio, el Artista lanza una flecha en cualquier lugar y pinta la diana en el lugar donde cae”. Vamos, que el diseñador es un pringao y el artista, un tramposo.  😉

Cada vez que alguien me llama “artista”, Dios mata un gatito, abandonan un perrito, Mufasa cae al desfiladero de ñus y Arturo Valls cuenta un chiste. (que alguien lo pare, por favor). Y es que cuando tienes veintipocos años, tu primera impresión nada más poner un pie dentro de un estudio de publicidad o similares, es que el Diseño tiene poco o nada que ver con el Arte. Yo mismo lo he llegado a decir alguna vez. Y mucha gente con bastante más voz y autoridad que yo. Pero vamos a ver si esto es así o sólo es una verdad a medias.

Definir el Arte es muy difícil. De hecho, el propio término ha ido mutando y cambiando su significado a lo largo de los siglos hasta el punto de llegar a sesudos e interminables planteamientos filosóficos si nos atrevemos a explicarlo (rozando un nivel de conversación solo apto para las horas más alcohólicas de la noche del sábado). Así que antes de ahogarnos con pensamientos demasiado elevados, centrémonos de momento en una de las muchas teorías del Arte: algunas obras solo poseen la condición de “verdadera obra de arte” durante un tiempo concreto.

“¿Que dice el zumbao este?” Pues así es: si una obra consigue ser un hito a nivel técnico, como por ejemplo un óleo del s.XVI hecho por el mejor pintor, con la intención de imitar la realidad y mediante la técnica más avanzada del momento, probablemente un siglo más tarde otro artista (u otra técnica más moderna, como la fotografía) lo superará. Siendo respetuosos y aunque la obra no dejaría de ser un referente por mérito histórico o precursor, su objetivo principal –copiar el mundo real–, se ha superado.

También pueden perder parte de su significado inicial a través de los años si su función era la de poner en relevancia algo propio del momento en la que fue creada, como ocurre con el arte político.

En el caso de una imagen corporativa pasa algo similar: al mismo tiempo que la sociedad cambia a través del tiempo, los códigos visuales también lo hacen, variando su significado según el contexto donde se aplique, por lo que resulta necesario revisarla continuamente y cuidar por el cumplimiento de sus bases. No olvidemos que la función principal de un logotipo es la representación de los valores de una empresa.

Al mismo tiempo que la sociedad cambia, los códigos visuales de una imagen gráfica también lo hacen, por lo que es necesario revisarlos continuamente. No olvidemos que la función principal de una identidad corporativa es la representación de los valores de una empresa.

Tu estructúrame y luego hablamos.

Diseñar es ordenar el caos. Alguien nos ofrece encargarnos una imagen gráfica y tenemos muchas preguntas: ¿que tipo de empresa representará nuestro trabajo? ¿Cual es su historia? ¿A que se dedica? Y sobre todo: ¿en que se diferencian del resto de empresas de su sector? Se trata de “meterse en la cabeza” del cliente: necesitamos toda la información posible que nos pueda aportar. Es un momento clave, puesto que habrá circunstancias en las que esta tarea será más o menos difícil.

Una vez hecha nuestra investigación, aproximaremos todos los conocimientos de los que disponemos al alcance del público, realizando un trabajo de síntesis gráfica que cumpla, tanto a nivel técnico como emocional, todos los requerimientos marcados entre nosotros y el cliente. Y sobre todo, recordando que al final es él quien tiene la última palabra.

Hasta este punto, parece bastante clara la diferencia entre Arte y Diseño, pero recordemos una elemento clave dentro del mundo artístico: el mecenazgo.

Quien paga, manda.

Antes hemos empezado hablando de una de las millones de teorías artísticas. Vamos con una de las más populares: El Arte es aquello que, de forma voluntaria, hacemos sin restricciones implicando una representación de nuestro interior. Podemos plasmarlo en un medio, pudiendo ser un cuadro, fotografía, escultura, escritura… incluso danza o interpretación, dando lugar a obras con un marcado carácter personal o filosófico, y a veces en un lenguaje poco accesible.

Y a pesar de que existen muchos artistas que se engloban dentro de esta definición e incluso desafían su propia integridad física (admiro a Marina Abramovic, pero lo suyo tiene tela), resulta que esa definición es relativamente moderna. Desde la fundación del Imperio Romano y teniendo su auge en el Renacimiento, la figura de patrocinador o mecenas es imprescindible para entender la trayectoria del mundo artístico: se trata de una persona o un colectivo que, tras valorar la capacidad artística del autor, le ayuda de manera económica. A cambio, y en la mayoría de las ocasiones, les pedían encargos concretos para ellos mismos.

¿Quienes eran los mecenas? nobles, aristócratas, gente con recursos y un alto nivel cultural.. ¿Pero quién fue el principal mecenas de la historia? La Iglesia, por supuesto. Y esto explica por si solo la existencia de casi la totalidad de la Historia del Arte: ¿Por qué Miguel Ángel pasó cuatro años de su vida subido en un andamio en el Vaticano?¿Por qué iba cualquier artista a pintar tantas vírgenes? Quizá alguien con un gran sentimiento religioso, pero seamos realistas: aprender una técnica pictórica lleva mucha práctica y esfuerzo. Hablando de Miguel Ángel: su capilla Sixtina casi queda inconclusa por retrasos en los pagos, llevándole a mantener acaloradas discusiones con el Papa debido a ello (ojo: para discutir con el máximo representante de la Iglesia Católica de aquella época hay que tenerlos bien puestos)… Así que lanzamos la pregunta: ¿Se trata de amor al Arte o un oficio aprendido como forma de ganarse la vida? ¿Es una la consecuencia de la otra, o viceversa?

¿No es esto bastante parecido a nuestro trabajo como diseñadores?

¿Fueron las obras de Arte Sacro los primeros trabajos de diseño?

Hemos hablado de Arte y Diseño hablando de Dios, de Mufasa y de Arturo Valls. Y sin mencionar a Steve Jobs: Reto logrado.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.